Al final, encuentras el sentido a todo esto: hemos sobrevivido a los cinco días de Mad Cool, nos sentimos más endurecidos en lo físico y en lo emocional que hace una semana. Hemos derrotado a los precios de Uber, a las esperas de dos horas para sentarte en un taxi, a caminar 20 minutos a las 3 de la madrugada para coger un metro que te deja a una hora de tu casa… Lo hemos conseguido. Hemos crecido como personas. Hasta damos por buena la elevada inversión económica. El instante de felicidad es demasiado breve teniendo en cuenta lo duro que ha sido el camino hasta aquí, pero ha compensado. Y ya que hemos pasado la exigente prueba podemos pedir para el año que viene que nos hagan el regreso a casa más agradable. Falta un año para comprobarlo…

Seguir leyendo

El dúo de hip hop Natos y Waor triunfó y Jack White aburrió en la clausura de una cita madrileña que deja un balance de cinco días perfectos en el interior y caóticos en el exteriorLeer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *