Sábado noche en una céntrica plaza de Odesa. Las alarmas antiaéreas atruenan, pero nadie parece prestarles demasiada atención. Dos jóvenes amigos charlan en una terraza rellenando sus tazas de té con cerveza que sacan de vez en cuando de una botella escondida: pese a la prohibición de servir alcohol pasadas las ocho de la tarde, siempre hay formas para saltarse las normas.

Seguir leyendo

El PIB podría caer este año hasta un 50% por el derrumbe de las exportaciones de cereal y el hundimiento de la industria en las zonas controladas por Rusia mientras que el paro y la pobreza se disparanLeer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *