La sede del Ministerio de Exteriores de Ucrania, en Kiev, es un edificio imponente de corte estalinista. Fue construido sobre las ruinas del antiguo monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas, derribado por el poder soviético en los años 30. En uno de sus despachos, con acabados soviéticos, mobiliario mínimo y parqué marcado por décadas de uso, trabaja Dmitro Kuleba (Sumi, Ucrania, 41 años). El ministro de Exteriores, bregado diplomático de carrera, atiende a EL PAÍS en una nueva jornada maratoniana de conversaciones con sus aliados internacionales frente a la invasión rusa. La cuestión más acuciante, además de conseguir suministros de armas, son las discusiones a través de Turquía para que Rusia levante el bloqueo a las exportaciones de cereales ucranias desde sus puertos en el mar Negro. Kuleba afirma que las negociaciones avanzan y solo queda la garantía del presidente ruso, Vladímir Putin, de que no atacarán a los mercantes.

Seguir leyendo

El Ministro de Exteriores de Ucrania denuncia que la mayor parte del petróleo ruso llega a Asia gracias a navieras europeasLeer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *