El primer ministro de Italia, Mario Draghi, no podía ignorar la descomunal presión que ha recibido estos días para que no dimitiese. Desde Bruselas a Washington, pasando por el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, le solicitaron estos días que diera marcha atrás a la decisión de renunciar tomada el jueves pasado. Y así fue. El expresidente del BCE, en un largo y denso discurso en el Senado este miércoles, reseñó las grandes obras de su Ejecutivo en los últimos 17 meses, señaló los motivos de la ruptura y la necesidad de reconstruir la unidad nacional para que pueda seguir adelante. Finalmente, Draghi dio marcha atrás y dejó abierta la puerta a permanecer en el cargo. Y lo atribuyó, fundamentalmente, al enorme apoyo recibido en las últimas horas. Pero ahora le toca a los partidos votar de forma unitaria en la moción de confianza de esta tarde y en la de mañana en la Cámara de Diputados.

Seguir leyendo

El jefe de Gobierno atribuye su postura al apoyo recibido y condiciona su permanencia al cumplimiento de un programa de gobierno con el máximo apoyo: “¿Estáis listos para reconstruir este pacto”?Leer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *