Nadie sin la pulsera de un festival en su muñeca. Tras dos años de silencio por la pandemia, 2022 ha supuesto el retorno de los grandes eventos musicales por toda la geografía española. Lo han hecho los de más tradición. BBK Live, Mad Cool, Primavera Sound o Benicàssim han vuelto por la puerta grande. También decenas de festivales de nueva creación, ya sea bajo impulso de las administraciones o de empresas que han visto una oportunidad de mercado. El sector confiaba en una demanda gigantesca y la oferta se ha desmadrado, creando una burbuja festivalera que ha causado las primeras bajas, como las cancelaciones recientes del Diversity Valencia o Madrid Puro Reggaeton Festival o el Benas Festival, que se iba a celebrar 29 y 30 de julio en Benasque (Huesca). Es un hecho que ha puesto en alerta a las citas que están por venir en lo que queda de temporada estival, que son muchas. Y, sin embargo, el optimismo se mantiene. La música en vivo facturó 382,5 millones de euros en 2019 —el doble que 2015— según los datos que maneja la Asociación de Promotores Musicales y la mayoría de grandes eventos tras el fin de las restricciones por la pandemia han registrado las mejores cifras de su historia.

Seguir leyendo

Mientras algunos certámenes de los históricos baten cifras de asistencia, otros se cancelan por falta de espectadores o problemas de producción debido a la escasez de especialistas tras la crisis de la pandemiaLeer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *