Dos días después de que el FBI registrase su residencia de Florida en busca de documentos oficiales, el expresidente Donald Trump ha vivido este miércoles un momento que llevaba meses evitando: su declaración, bajo juramento, ante la fiscal general de Nueva York, Letitia James, el punto de inflexión en una investigación iniciada en 2019 por presuntas irregularidades en sus negocios. La expectación generada por la comparecencia quedó en nada al negarse a declarar, acogiéndose al derecho que consagra la Quinta Enmienda para no incriminarse, algo que sus dos hijos mayores, Donald Jr. e Ivanka, también investigados, no hicieron al ser interrogados en los últimos días. “Me negué a responder las preguntas, amparado en los derechos y privilegios otorgados a todos los ciudadanos por la Constitución de los Estados Unidos”, dijo Trump en un comunicado. El interrogatorio que se suponía iba a durar horas quedó zanjado por la garantía de la Quinta Enmienda.

Seguir leyendo

Su comparecencia había sido postergada durante meses. El expresidente afronta nuevas causas como el registro del FBI de su domicilio de FloridaLeer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *