Suelen decir quienes frecuentan la Taberna Errante, en el planeta fronterizo Münchhausen, que el primer vaso de su famosa cerveza azul propicia las discusiones filosóficas, el segundo las inflama y el tercero las apaga (por colapso neuronal de los debatientes).

Seguir leyendo

“Los algoritmos generadores de números aleatorios basados en congruencias numéricas en realidad producen ciclos previsibles, y solo son útiles porque nos basta con conseguir algo vagamente parecido al azar”, defendió un cliente del barLeer más

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *