El dicho recalca la responsabilidad de quien permite que se haga un mal. El chancho tiene fama de haragán, sucio y destructor de todo lo que halla, aparentemente sin pensar más que en su propio placer de comer. Por eso es usado como referencia para calificar a determinadas personas. Pero el chancho es un simple animal inocente. Si hace un daño no es intencional, busquen por el lado de su dueño. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *