Lo denuncian cubanos de una barriada pobre de la provincia de Matanzas pero la situación se repite en toda la isla. Añaden que los chicos no van a la escuela porque “no desayunan y deben caminar kilómetros porque no hay transporte”. Crece la tensión social y las quejas. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *