Amy Scott era la única uniformada que estaba en la escena de la masacre. «Baje el arma», gritó antes de dispararle al atacante que la amenazaba con el cuchillo que mató a seis personas.  

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *