Este tipo de candidaturas «falsas» o «de fachada» responden a una estrategia en la política italiana dirigida básicamente a atraer votos. Es claro que la primera ministra no renunciará al Gobierno en Roma por su escaño en el Parlamento Europeo. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *