Se sabía ya, de antemano, que los cinco días en blanco que el jefe de gobierno se tomó para parar, reflexionar y recalcular dejarían un sabor amargo en la boca de los españoles fuera cual fuera su decisión.

 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *