El encuentro no logró destrabar las diferencias entre ambos. Los roces por las armas a Rusia y el aluvión de productos baratos chinos, incluidos autos eléctricos, en el mercado europeo quedaron en nada. Y Xi siguió camino a Serbia, tierra más amistosa. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *